sábado, 3 de noviembre de 2012

Catalonian Black


Tete en blanco y en negro.

Sería un título muy apropiado el de este disco de Tete para describir lo que está pasando en su tierra. Fire. From Catalonia, o como demonios lo dijera Dexter Gordon en los conciertos en los que el Tete estaba al piano. Dexter, Desiderio Gordón cuando estaba en España, pronunciando. Y el Tete con esa sonrisa de niño pillo. Fama de borde del Tete. A mí lo que me interesa es volver al año noventa y tantos. Hay otro disco, en la Trompetilla, club muerto de jazz, club que ya no existe. Zaragoza. Hay ese disco por ahí, o estaba. Tete alucinando a mi amigo Fernando en la Trompetilla (where art thou). Tete tocando como un negro. Tete, que sólo vio el negro, pero no todo negro. Que no entendía otra cosa que el negro. Su vista apagada, su Monk o su Coltrane. O su Griffin. O su fama de borde. Me lo dicen. Pero a lo que me importa es su fama de negro.

Tete al que me imagino cuando murió el siglo, en las puertas del cielo, haciendo cola, mirándonos desde arriba, nosotros los mortales. Me lo imagino diciéndole a San Pedro "bueno no sé, pero tocar el piano sé algo". Y esa risa de niño malo. Y San Pedro jugando con las llaves y pensándolo. Y si San Pedro supiera, sobre todo si supiera lo que es bueno, le abriría las puertas al Tete. Porque Tete no lo sabía pero el de la fama de borde es bueno. Y ahí estamos, sin saber exactamente dónde está Tete. Igual en el mismo sitio que los negros, si es que hay departamentos ahí donde él esté. Cosas más raras se han visto y el Tete desde allá las ha visto. Ahora sí, creo que lo ve todo negro.

Y verá más cosas. Algunas buenas. Verá a Sambeat, otro beato y santo del jazz. Y a Brad Mehldau, ni negro ni catalán. Pero le gustará. Y verá que ya no está sólo en el jazz catalán, ni en el español (pero la palabra jazz tiene bandera propia. Y no tiene color. No hay color en el jazz pero tú y yo sabemos que el jazz es negro y si no eres negro tienes alma de negro y si la bandera es negra me viene a la mente Malcom X, Spike Lee y Terence Blanchard. Mo better blues. Y el Tete que está con los negros y fin).

2 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Hará unos meses vi al gran Sambeat en nuestro templo capitalino, el prodigioso Jimmy Jazz (aquí en su tierra se gusta y se lo agradecemos) se marcó unos bises a la salud del gran Tete, Qué grande fue. Y que delicia ver a Perico en forma. Saludos

josé miguel dijo...

Para mí su heredero actual. Pero detrás de él hay más, afortunadamente no estamos solos, como ocurría con Tete. Sambeat es un referente mundial.

Saludos y gracias por el comentario.